La moda del deporte


Anteriormente hemos hablado de la unión de la industria con distintas corrientes creativas como la música, el arte o incluso la tecnología. Pero hay una mezcla natural y que ha generado el mayor éxito de todas: moda y deporte.

Para poder analizar esto debemos preguntarnos ¿el deporte se puso de moda o la moda puso de moda el deporte? Fue Lacoste en el tenis, Ralph Lauren en el polo o Converse en el básquetbol, los que convirtieron prendas usadas por deportistas en tendencias globales que marcan pauta hasta el día de hoy. 

El wellness y la vida sana se han convertido en preocupación de grandes grupos dentro de la sociedad actual, generando un importante nicho de consumo que busca comodidad, funcionalidad y diseño en una misma prenda. 

En algún momento el footing pasó a llamarse running y se convirtió en tendencia. Los gimnasios al aire libre en centros sociales y el deporte en la excusa perfecta para generar influenciadores positivos y atrayentes para millones de usuarios de redes sociales.

Hoy la unión entre moda y deporte vive su mejor momento. Hemos visto  prendas deportivas en desfiles de Alta Costura, también mochilas de lujo, incluso bananos hechos con los mismos materiales que una cartera de US3.000. El boom de la moda deportiva, sigue creciendo en tendencias y mercado a pasos agigantados.

Topshop y Adidas o Maje y K-way son algunas de las colaboraciones masivas entre deporte y moda que marcaron tendencia en la industria. Pero el fenómeno de la ropa sport ya no solo se ha quedado en colaboraciones para gente que practica deporte, si no que es una tendencia tan fuerte para uso cotidiano que casas como Versace, Stella MCcartney o incluso Chanel han incorporado gran número de prendas en sus colecciones.

Es así como las corrientes sociales vuelven a ser observadas por aquellos personajes que de forma muy perceptiva y acertada logran tomar tendencias y convertirlas en lucrativos negocios comerciales.